Road to Milano


Y así llegamos a un momento de la historia que casi se puede considerar como el día de la marmota. Si hace dos años el camino iba hacia Lisboa, ahora hemos girado para ir a Milan. El trayecto hasta San Siro, calificados algunos como "fácil", ante rivales que no por el nombre pero si por los planteamientos en el terreno de juego crearon situaciones complicadas para el Real Madrid.

Si bien el enfrentamiento de octavos de final se solucionó en el partido de ida ante la Roma, con lo que ello conlleva de jugar una eliminatoria frente a un club italiano. En cuartos de final tocaba en el sorteo puro y duro el equipo alemán del Wolfsburgo. Un equipito que no daba miedo, pero que casi sin darse cuenta y con la connivencia del Madrid se puso con un 2-0 en la ida. Menos mal que era fácil, pues había que remontar en el Bernabéu con todos los precedentes de remontadas y espíritus de los últimos años.

En un gran partido de vuelta con Cristiano Ronaldo sublime, y siendo la primera prueba de fuego para Zidane como entrenador, se consiguió el marcador ansiado de 3-0. Es cierto que los alemanes apenas opusieron resistencia, pero también es verdad que en un minuto mágico se igualó la eliminatoria. Con la prórroga asegurada, si es que se puede asegurar algo así, se hizo de esperar el tercer gol y, mira por donde, lo hizo CR7 de falta.

La penúltima parada hacia Milan pasaba por Manchester. En el campo citizen se produjo un partido malo a todas luces, entre que el Real Madrid no quería exponerse demasiado a tenor de la experiencia en Alemania y el City que estaba en modo quiero y no puedo. El empate a cero final fue lo más lógico viendo lo que paso en el césped.

Para la vuelta, al Real Madrid le quedaba solo ganar o ganar como diría Luis Aragonés. Este encuentro también lo calificaron los "amantes" del club merengue como un pestiño, aunque no fue una maravilla para dejarla guardada en VHS hay que comprender que eran unas semifinales y nadie quiere arriesgar. Eso si, el equipo de Pellegrini -menudo tipo planteando los partidos- solo estuvo a verlas venir por si pillaba alguna contra o el rival cometía un fallo. Por suerte, en los partidos importantes para el Real Madrid casi siempre aparece Bale y vaya como apareció, metiendo el gol que sería definitiva a la hora de la verdad.

Con el 1-0 para los blancos, los celestinos de Manchester apenas metieron miedo, solo la cercanía del final y que en un encuentro tan ajustado siempre se pueden cometer errores ponían la incertidumbre entre los aficionados del campo y de la televisión. Tras un emocionante tiempo añadido y con Bale y Lucas Vázquez en el corner se llegó al final. A por la undécima.

El rival será el Atlético de Madrid, reeditando la final de hace dos años. Su camino ha sido mas sinuoso pero ni mas fácil ni mas difícil que el del Real Madrid. Ya tienen la experiencia de hace un par de años, solo queda esperar que se repita el mismo resultado aunque no haya necesidad de se llegue a la prórroga.


Diez y nada mas ... y nada menos


El sábado 24 de mayo de 2014 será recordado como el Día de La Décima. Por fin se conseguía la tan ansiada Copa de Europa decimal, no sin sufrimiento y apuros temporales más que deportivos. Es por ello que llegar a la prórroga fue mas un alivio para el Real Madrid que para su rival. El encuentro en su previa estuvo mas centrada en el parte de bajas, medias-altas y pensionistas comenzando por Diego Costa (que si entrena el día anterior, que si esprinta, que si juega, etc), Cristiano Ronaldo que llegaba un poco tocado, así como Benzema o Khedira (sin mucho rodaje).

Hablando del partido, poca historia con un equipo merengue que buscaba el control del partido y el Atlético de Madrid intentando pillar alguna contra. Tuvo más emoción por la tensión de ser una final que por el juego desplegado. Tal fue así, que los colchoneros se encontraron con un gol (ya sin Diego Costa en el campo) de la forma mas esperada, de saque de esquina y gracias a una cantada descomunal de Casillas haciendo un "volando voy, volando vengo por el área yo me entretengo". Por cierto, de segunda jugada en el córner porque en el resto de lanzamientos todos eran despejados por el entramado defensivo de Ancelotti.

En la reanudación todo seguía igual hasta que a Carletto le dio por hacer un doble cambio -Isco, Marcelo IN; Khedira, Coentrao OUT- en el minuto 60. Aprovechando la profundidad del brasileño y la liberación de Modric con la entrada del malagueño, el Real Madrid se hizo dueño y señor de la Final manteniendo la superioridad en medio campo y "ayudado" por los colchoneros que no tenían un referente arriba. Pero ese dominio solo valdría si se obtiene la recompensa, en este caso lo primero era empatar. El árbitro holandés añadió 5 minutos, creo que correctamente porque hubo cambios en la segunda parte y también pérdidas de tiempo, claro que en España estamos acostumbrados a que sean 3 minutos pase lo que pase.

Llegamos al añadido o al descuento, mientras que el Atlético no salía de su área, el Madrid manejaba el balón con inteligencia sin volverse loco y buscando la mejor opción ya sea con jugadas por dentro, como centros laterales o disparos desde media distancia. En una serie de 2-3 córners consecutivos, uno de ellos lanzado de forma magistral por Modric permitió que Sergio Ramos marcara un señor gol de cabeza -hacia abajo y a un lado- que supuso la llegada de la tan ansiada prórroga. Ansiada prórroga porque no había tiempo material para dar con el segundo gol.


Y en la prórroga, pues el subidón del empate añadido al esfuerzo del contrario -En mi opinión Simeone ha exprimido el once desde agosto hasta mayo- hizo que la Décima estuviera mas cerca que diez minutos antes. La primera parte pasó rápida, las ganas del Real Madrid no le hacían llegar al gol. En la segunda, minuto 110, una internada de Di María por banda izquierda, driblando a cualquier contrario que le salía, disparó con el exterior de su pie izquierdo y lo despejó Courtois -cachis! que poco ha faltado- pero su rebote le llegó a Bale -que acompañaba la jugada- que remachó a la red en un acrobático escorzo y que supuso el 1-2 y el gol de La Décima.

De ahí al final, no había que tomar riesgos aunque Casillas siguiera empeñado en ser protagonista, y con el Atlético fundido, nunca mejor dicho, se metío Marcelo hasta el fondo para poner el 1-3 y un minuto después CR7 de penalty claro. Tras la pena máxima, Simeone quiso ser noticia y saltó al campo para liarla -como hizo el Mono Burgos en el derby liguero-, posteriormente habló de saber ganar sobre Varane, mas bien debería aprender a saber perder si es que alguna vez ha aprendido algo.


Con el pitido final, se consagraba el Advenimiento de La Décima. Del partido destacaría a Di María menudo pulmón, el jugador que ha acabado la temporada mas en forma; Sergio Ramos que a falta de goles de los delanteros, se ha erigido como uno de ellos, fundamental y extraordinario final de campaña; la pareja Modric-Isco que manejó la pelota con soltura buscando todas las posibilidades de gol disponibles; el resto de jugadores estuvieron un buen nivel. Pero llegaba el momento sublime, la entrega de la copa de las manos de Platini a las manos de Casillas. La Copa de Europa volvía a la que es su casa por hecho y por derecho, a la casa del Real Madrid.


Road to Lisbon


O "Road the Lisboa" como diría la insigne periodista Carmen Colino. Los partidos contra el Bayern en Alemania para el Real Madrid siempre habían sido duros en todos los aspectos. Llegan las semifinales de Champions y vemos algo histórico, un 0-4 en el Allianz Arena. Casi todos pensábamos que había que aguantar los primeros 15 minutos por el típico arreón bávaro en su campo cuando está en apuros, pero el primero en dar fue el Madrid cuando a los 2 minutos casi hace la misma jugada que el gol en el Bernabéu. A partir de ahí el Bayern se dedicó a sobar el balón de un lado para otro, incluso la diferencia con el partido de ida era que el equipo blanco presionaba al equipo local en su propio terreno de juego.

Con un Bayern sin meter miedo, porque estaban mas pendientes de tener el balón que de disparar, ni en los saques de esquina cuando siempre sacaban los Panzer para rematar a todo bicho viviente. Precisamente en un córner, un saque medido de Modric lo remató a la red Sergio Ramos que cumplía su particular venganza a Neuer. Cinco minutos después, otro balón parado, esta vez una falta lateral sacada por Di María que peinaba hacia atrás Pepe y remataba de nuevo Sergio Ramos. A los veinte minutos se finiquitaba una semifinal europea en Munich, quien lo iba a decir en estos últimos años. Y por si fuera poco, con el Bayern dale que te pego a la pelota bordeando el área que un simple robo de Bale sirvió para montar la carga del 7º de Caballería entre la BBC y Di María. Por cierto, gol de la BBC con todas sus letras, de Bale a Benzema, de nuevo Bale y termina Cristiano. Y todo esto con un par de jugadas debidas a dos salidas alocadas de Neuer para despejar que no se aprovecharon, se escapó por poco lo que pudo ser una goleada de escándalo antes del descanso.

La segunda parte no tuvo historia, bueno si, la afición bávara silbando a su equipo que solo sabía hacer entradas duras como cualquier equipo pequeño que no sabe atajar las acometidas de un rival superior a todas luces. Hasta el cuarto gol del Madrid se convirtió en anécdota, por la candidez alemana en la barrera y la picardía de CR7 para meter el gol por bajo. Con la eliminatoria resuelta, el único lunar del partido es la tarjeta amarilla a Xabi Alonso que le impedirá jugar la Final. El resumen de la eliminatoria se puede concretar en que Ancelotti le dio un baño táctico a Guardiola y su fútbol "moderno" en los dos partidos. Si a estos sendos partidos le sumamos la final de Copa, el técnico italiano ha dado con la tecla para ganar y superar el "tikitakismo" inventado e impuesto, con la alternancia entre el 4-4-2 y el 4-3-3 como bien dijo en la rueda de prensa postpartido.

Y para la Final, el aspirante será el Atlético de Madrid que arrolló al Chelsea en Londres con un contundente 1-3. Gran temporada de los colchoneros. Así que Madrid va "Road to Lisbon", solo espero que el campeón de la Champions League sea el Real Madrid y acabe con el sueño de la Décima para pensar en la Undécima.